divendres, 26 d’abril de 2013

Peli per al cap de setmana: Foxy Lady 7

Bocado de deseo

Aquella noche me sentía juguetona, llegamos a casa, era tarde, había tomado un par de copas de más, y el alcohol me excita y mucho, ya lo sabes. Riéndome pícaramente me fui desprendiendo de la ropa dirigiéndome a la habitación, me gusta que me mires mientras me desnudo para ti, estaba tendida encima de la cama, solo con ese tanga de encaje rojo que dejaba entrever mi pubis completamente depilado, como te gusta.

Con una sola mirada nos compenetramos a la perfección, no me di ni cuenta y estabas desnudo en la cama a mi lado, contemplándome, acariciando mi rostro, tus labios comenzaron a besar mi cuello “no, no el cuello sabes que no”, la respiración se entrecortaba, esos labios divinos bajaron lentamente hasta mi pecho, y los besos se tornaron pequeños mordisquitos haciendo que mis pezones se pusieran completamente duros esperando recibir más, pero no te detuviste ahí, seguías buscando algo, algo entre mis piernas que se abrieron esperando tus caricias y cuando quise darme cuenta tus dedos me penetraban, movimientos suaves al principio, de mi boca salían unos leves gemidos al ritmo que marcabas; por sorpresa paraste y me introdujiste uno de tus dedos, de esos que me hacían caricias dentro de mí hace tan solo un momento en la boca “Prueba, es tu sabor, estas muy húmeda”, chupe aquel dedo intensamente, “como sigas así te voy a dar otra cosa para chupar” me dijiste, entre gemidos de  placer exclame “Sí, lo deseo”, sin parar de tocarme, de jugar en mi interior metiste tu pene en mi boca haciéndome participe de esa gran erección que producen mis ganas en ti,  "ahora me toca a mí probar ese bocado" me susurraste al oído y bajaste de nuevo hasta el monte de Venus, de un tirón arrancaste mi tanga, tu lengua jugueteaba por todo mi sexo, arriba, abajo, haciéndome gozar con cada caricia, mientras esa barbita sexy de tres días me hacía gemir de un dolor placentero al rozar mi clítoris: "sí por favor", la excitación era máxima, quería el orgasmo, lo pedía a gritos, mi cuerpo se curvaba esperando recibir más, sentí de nuevo tus dedos dentro, fuera, una y otra vez, la lengua no paraba de darme placer, un placer divino: "no pares", mientras yo chupaba tu polla al mismo ritmo que marcabas en mi vagina, más, más, más,  nos dejamos llevar dándonos placer mutuamente, en un segundo el tiempo se paró, todos mis sentidos se agudizaron, el calor recorría mi cuerpo, dentro los movimientos se hacían más intensos, las piernas me comenzaban a temblar produciéndome un mareo de placer y pude experimentar uno de los mejores orgasmos que he tenido en mi vida, gracias............

Col·laboració de Fènix 13

Sexe entre plàtans


Corre, que t'agafo


Col·laboració de Fènix 13

dijous, 25 d’abril de 2013

Ell sempre arriba


Com tornar boja a una dona sense penetrar-la


Avui us presentem un altre dels articles publicats a la pàgina Por el derecho a un orgasmo diario (como mínimo). que podeu llegir a la seva ubicació original clicant AQUÍ


Sabemos que eres un buen amante y a ella le encantas (si no, no se acostaría más de una vez contigo). Pero, ¿no te gustaría saber localizar y tocar esos botoncitos que la pueden llevar al éxtasis en momentos? O si ya los conoces, ¿no te llama la curiosidad que cosas repelen por completo la excitación de una mujer en segundos? Sigue leyendo, porque te interesa. Te damos unas pequeñas instrucciones para que la vuelvas loca sin llegar a penetrarla.

Monte de Venus
1. Acarícialo suavemente y despacio antes del coito o sexo oral.
2. Nunca tires o arranques el vello.

Labios Mayores
1. Haz ligeras y suaves presiones con el pulgar y el índice.
2. Nunca seas brusco, ni des golpes, ni tires de ellos.

Labios Menores
1. Son muy sensibles y se estimulan cuando los chupas o lames con la punta de la lengua, suspiras o gimes en ellos y los acaricias con la punta de los dedos.
2. Nunca los pilles con los dientes ni seas brusco.

El Clítoris
1. Préstale el cuidado y la atención que te gustaría para tí y tu pene. Búscalo en la parte superior del orificio vaginal, debajo de los labios menores. Rózalo, lámelo, acarícialo con los dedos.
2. Nunca muerdas, ni lo toques muy fuerte o insistas cuando está dolorido por algún motivo.

La Vagina
1. ¿Puerta del Paraíso? perfecta para llevarla al éxtasis. La zona abultada de los primeros 5 centímetros es el famoso ‘Punto G’ .Toca con dos dedos en la parte anterior, presiona suavemente, lame, succiona con delicadeza.
2. Nunca fuerces la vagina, ya sea con algún juguete erótico o tu mano, ni soples.

Punto ‘G’
1. Frota en círculos con la yema de los dedos en la pared anterior de la vagina unos 4 cm. de profundidad, justo detrás del clítoris. Tiene un tacto más rugoso y abultado que el resto de las paredes de la vagina.
2. Nunca los toques con brusquedad, lo rasques o intentes localizarlo con objetos punzantes.

El Cérvix
1. Depende de la mujer, a algunas les gusta que les toquen muy profundamente hasta llegar a este anillo duro y cerrado que es el cuello del útero y otras lo detestan. Sé observador y para si ves que al ir profundizando no le entusiasma.
2. Nunca intentes alcanzarlo con nada punzante y no fuerces la situación.

El Periné
1. Esta zona de piel entre la vagina y el ano es perfecta para rozar con tu pene presionando suavemente, lamer y acariciar.
2. Nunca des golpes o seas brusco.

El Ano
1. Acertarás con cualquiera si sólo tocas y lames el orificio. Si crees que a ella le puede gustar, prueba a introducir la punta de tu dedo bien lubricada. Y si ves que le va el asunto, ve penetrando más, añade otro dedo…
2. Nunca insistas si te dice que no le gusta o no quiere porque no está limpio.

El Hélix (zona de transición entre el clítoris y los labios menores)
1. Son muy sensibles. Dales un masaje con la yema de tus dedos o con tus labios.
2. Nunca pases de acariciarlos.

Utiliza hábilmente tus manos, con caricias y roces, suaves masajes, tu boca y tu lengua, besando, lamiendo, mordisqueando suavemente.

Plàtan lletós


Plàtan xumat


dimecres, 24 d’abril de 2013

Cossos lliscants

30 maneres diferents de tocar un home


Transcrivim de la pàgina Por el derecho de un orgasmo diario (como mínimo) aquest interessant post. Per veure'l en la seva ubicació original, cliqueu AQUÍ



30 formas diferentes de tocar a un hombre.

Reconozcámoslo: los hombres son facilones a la hora de excitarse y tienen un punto clave infalible. Toquetea o acaricia su pene y lo tendrás inmediatamente excitado y contento. Ya que el punto sensible está tan localizado, te proponemos 30 formas diferentes de tocársela para que tengas infinitas posibilidades de darle mucho placer.

1- Simplemente, acaricia su paquete, él se siente tan a agradecido que no se quejará, no importa si te falta habilidad.

2- Con tus dedos, dale unos golpecitos ligeros arriba y debajo de su miembro, como si estuvieras tocando el piano con una sola mano. Así lo ayudas a mantener la erección, haciendo que la sangre fluya al tejido esponjoso del pene.

3- Con una mano, lleva hacia abajo la piel de su pene para exponer más terminaciones nerviosas. Usa tu otra mano para envolver la punta de su miembro y luego deslízala de arriba abajo. Usa una gota de lubricante para no irritarlo.

4- Toma su pene entre tus palmas abiertas, y usando estas como si fueran raquetas de ping-pong, muévelo ligeramente de un lado a otro. Los toques rápidos resultan vigorizadores y aumentan el flujo sanguíneo en la superficie.

5- Entrelaza tus dedos alrededor de su pene y coloca tus dos pulgares en la parte de abajo (justo sobre el frenillo). Ejerciendo una presión firme, traza círculos en ese punto sensible, moviendo el pulgar derecho en el sentido de las manecillas del reloj y el izquierdo en dirección contraria.

6- Une el pulgar y el índice en forma de O alrededor de la punta de su miembro; después deslízalos para acariciar todo su pene hacia abajo e, inmediatamente, con la otra mano, haz el mismo movimiento. Comienza de nuevo en la punta, repite varias veces y luego hazlo al revés, tirando la piel hacia arriba para variar el movimiento.

7- Agarra la base de su pene con una mano y la parte superior con la otra (ambas lubricadas). Ahora mueve las dos manos con suavidad en dirección opuesta, como si exprimieras una toalla mojada.

8- Crea un anillo con el pulgar y el índice alrededor de la base del pene y aprieta ligeramente. Así la sangre queda retenida en su miembro, y elevas su placer. Usa la otra mano para mover la punta y hacer giros sobre ella. Después llévala hasta abajo para reunirla con el anillo.

9- Usando el mismo anillo de la técnica anterior, aprieta por un segundo; luego repite mientras recorres todo su miembro de la base a la punta. La mezcla de presiones lo mantendrá alerta.

10- Dale una manita en la ducha. Acércate por detrás y rózale la espalda enjabonada; extiende ahora la mano y estimula su pene. Una vez erecto, agárralo firmemente colocando tu pulgar cerca de la punta y mueve tu mano de arriba abajo como él mismo hace cuando se da placer en solitario. (Tip: un poco de acondicionador hará las cosas más resbaladizas).

11- Pon tus palmas lubricadas en su miembro y frótalo como si trataras de crear fuego para encender una fogata.

12- Agarra con firmeza la base de su miembro con una mano y envuelve la punta con los dedos de la otra, de modo que la dirijas hacia tu palma. Entonces sujeta la corona (el borde que separa la punta del resto del miembro) y tira suavemente hacia arriba y abajo, acariciando ese punto hipersensible.

13- Pon una mano sobre la base de su miembro y agarra con firmeza. Mientras deslizas esa mano hacia la punta, coloca la otra en base y muévela igual. Cuando una mano llegue a la punta, la otra debe seguirla, de modo que la caricia sea constante.

14- Coloca su pene en algún punto sorpresivo de tu cuerpo. ¿Ideas? Contra el interior de tus muslos, boca, mejillas.

15- Mientras lo besas, acuna sus testículos en la palma de tu mano. Sólo tienes que sostenerlos. Tu mano tibia y tus besos lo excitarán al instante.

16- Mueve en círculos la yema de tu dedo índice sobre la base de su miembro. Tu dedo sólo debe cosquillear la parte superior del escroto.

17- Pellizca muy suavemente la piel del escroto, en el área donde la base de su miembro se une con los testículos. Ojo: ¡es sólo la piel!

18- Acuna sus testículos en tu mano y dales un ligero masaje con tu pulgar y tu índice; luego tira con suavidad hacia ti, de modo que los sostengas en una especie de saco compacto. (Así expones más terminaciones nerviosas y le brindas más placer). Acarícialos ligeramente con las puntas de tus dedos.

19- Envuelve su pene con tus dos manos, una sobre otra; luego mueve la mano superior hacia la punta y la otra hacia los testículos; en esencia, estás tirando de su miembro suavemente, hacia arriba con una mano y hacia abajo con la otra. Espera un momento para que él registre que la erección así es mayor. Suelta y repite.

20- Súbete a horcajadas sobre su pecho, mirando hacia sus pies. Lubrícate las dos manos y coloca una de ellas entre sus piernas, abarcándole con los dedos los testículos. Entonces desliza ligeramente tus dedos hacia arriba por sus testículos y pene hasta llegar al estómago. Repite con la otra mano y sigue alternando para darle un masaje delicioso.

21- Pásale la parte superior de las uñas (no las puntas) por el escroto, para provocarle una sensación distinta. La razón es que las uñas son más duras y lisas, y se sienten algo más frías que las puntas de los dedos.

22- Toma uno o los dos testículos de tu hombre y póntelos dentro de la boca (teniendo cuidado con los dientes). Mantenlos allí y haz girar la lengua sobre ellos, o chúpalos con delicadeza. Los testículos son muy sensibles y la presión ligera funciona mejor.

23- Pasa tu lengua por esa ?costurita? en medio de sus testículos.

24- Mientras acunas sus testículos con una mano, pon un nudillo de la otra contra su perineo (esa área supersensible que hay entre sus testículos y el ano) y hazlo vibrar.

25- Gentilmente, pero con seguridad, golpea la punta del pene contra tu boca mientras lo miras con ojos de pasión.

26- Con tu lengua plana y relajada, lame desde los testículos hasta la punta, como harías con un cono de helado.

27- Acuéstate boca arriba, con la cabeza colgando a un lado de la cama, mientras él permanece de pie detrás de ti mirándote de frente. Toma su pene en tu boca y pon las manos en su cintura, para controlar el empuje. Es un modo fácil de darle un sexo oral profundo sin sentir arqueadas.

28- Prueba este truco de garganta poco profunda: presiona la punta de tu lengua contra el cielo de la boca para proteger tu garganta. Toma su pene en tu boca; cuando la punta toque el dorso de tu lengua, él sentirá algo similar al sexo oral profundo.

29- Gira tu cuello de izquierda a derecha mientras lo tienes en la boca. El sentirá que tu boca gira alrededor de su miembro.

30- Saca la lengua. Entonces quédate bien quieto/a mientras tomas su pene por la base y lo agitas con rapidez de un lado al otro, de modo que la punta se desplace sobre tu lengua con firmeza. Advertencia: este estímulo sobre la parte más sensible del pene lo puede llevar al orgasmo rápidamente.

Un moment de 20 orgasmes



dilluns, 22 d’abril de 2013

Les noies dels texans

Amb especial dedicació a dues amigues que s'inicien en aquest món i que de ben segur el sabran gaudir. M'agrada compartir-vos.


Habitación 213




Llegamos casi a trompicones entre besos y caricias, una vez dentro no pudimos más que mirarnos por un momento y echarnos a reír, aquel recepcionista se imaginaba lo que iba a pasar en esa habitación y pude notar como se excitaba también jajajaja pero no tanto como lo estábamos nosotros. Sentado en el sofá me cogiste por la cintura mientras poco a poco yo desabrochaba mi blusa, pude sentir tus dedos pasando por mi torso, dibujando mi figura hasta mis senos por encima del sostén, un escalofrío de placer me recorrió toda la espalda, poco a poco me bajaste la falda, dejando al descubierto mis piernas, solo acompañadas por las medias y un liguero negro con un minúsculo tanga del mismo color y volviste a sonreír, como me pone esa sonrisa.

Me acerco a tu boca y con mis labios voy recorriendo cada recoveco que la forma, mientras mi mano llega hasta tu entrepierna. Sin pensarlo la deslizo dentro del pantalón, esquivo tu slip y por fin cojo lo que es mío, siento la erección en mi mano, palpitando entre mis dedos mientras el deseo de más consume mi mente juguetona. Espera te digo: "déjame hacer", desabrocho el sostén para que puedas jugar con mis pezones mientras me siento a horcajadas encima de ti. El tanga ha desaparecido dejando las ataduras del liguero completamente sueltas, con un leve movimiento me introduzco ese objeto de deseo que tanto me gusta, que bien me entra es perfecta, la estoy sintiendo dentro una y otra vez, moviéndose a un ritmo embriagador mientras con tu lengua presionas mis pezones, la saco levemente sin que salga toda y tras mover mis caderas como si de un baile se tratase, la introduzco de nuevo, una embestida y otra, no puedo parar, me gusta sentir el poder de ver tu rostro mientras juego a darte placer, soy mala lo sé......, cuando te tengo completamente extasiado a punto de explotar me levanto y me dirijo al dormitorio :"ven, esto no he terminado aún", te indico que te sientes en la cama y abro tus piernas con fuerza, te quito lo que queda de la ropa, toda me molesta, así desnudo, sexy y guapo, estoy entre tus piernas mirándote, con los dedos toqueteo el pene, bajo y subo su piel y comienzo a masturbarte, mientras me miras con cara de excitación, pero que bien sabes, me gusta ver el efecto que tengo en ti y en tu polla, rodeo el glande con mi lengua, doy leves toquecitos y besos y dibujo poco a poco letras, me estoy divirtiendo al mismo tiempo que no dejo de chupar, arriba, abajo mi lengua explora cada parte de él, síiii me gusta, lamo una y otra vez tu polla y no dejo de mirar tu rostro, excitado, ansioso, más, más, no puedo parar, te tengo donde quiero siento como las venas se hinchan cada vez más al ritmo que marco con mi boca, sí, ya estamos listos, aprieto con mi mano la base del pene y con la otra acaricio suavemente tus testículos, siento como todo se tensa y una explosión de sabor inunda mi boca, sí un sabor salado pero rico, agradable sobre todo porque es sabor a ti, por eso es perfecto..........

Col·laboració de Fènix 13

Fènix 13



Donem la benvinguda al bloc a una nova col·laboradora, Fènix 13. Ella mateixa, amb els seus suggerents llavis us demana que gaudiu plenament de les seves històries. Reals? Bé, ho deixem a la vostra imaginació

Colaboració de Fènix 13.

dijous, 18 d’abril de 2013

Orgia al gimnàs


13 centímetres, relaxat: el penis ideal, segons un estudi de la Universitat d'Austràlia



Els autors afirmen que les dones heterosexuals prefereixen homes amb penis més grans, i que aquest fet hauria provocat que els humans tinguin penis més desenvolupats que altres espècies
Des de fa anys, els estudis que analitzen el motiu que fa que ens atregui algú apunten tots en una mateixa direcció: la perspectiva de la reproducció domina la selecció. Des d'una òptica heterosexual, les dones busquen homes que puguin ser bons pares, i els homes busquen una bona mare per als seus fills. Ara, un estudi publicat al 'Proceedings of the National Academy of Sciences', ha anat més enllà i ha arribat a la conclusió que el que fa que les dones heterosexuals trobin un home atractiu és una combinació de tres factors: els trets masculins –com l'amplada de les espatlles en relació al maluc–, l'alçada, i la mida del penis.
L'estudi fa caure per terra amb arguments biològics l'assumpció, purament cultural, que les dones no tenen en compte la mida del penis a l'hora de valorar un home. Fins ara s'assumia que una dona que tenia relacions sexuals amb un home ben dotat tendia a voler repetir l'experiència, ja que des d'un punt de vista de la biologia llegeix la mida del penis com una indicació de l'atractiu sexual del mascle. El que afirma l'estudi, dirigit per Brian Mautz i Michael Jennions, de la Universitat Nacional d'Austràlia, és que si les dones tenen la possibilitat de veure el penis de diversos homes abans de l'acte sexual trien els més ben dotats.
El que resulta interessant de l'estudi és que assegura que aquestes preferències són les que expliquen per què els humans tenen el penis més gran en proporció al cos, si se'ls compara amb altres mamífers. Els estudiosos creuen que l'evolució de l'espècie ha tendit a òrgans sexuals més grans, justament per respondre a aquesta 'demanda' per part de les dones.
Això sí, el concepte de què és "ben dotat" és òbviament subjectiu. Segons l'estudi, les dones perden l'interès si el penis relaxat està per sota dels 7,6 centímetres. La mida ideal: 13 centímetres relaxat.

Podeu veure l'article en el seu enllaç original del diari Ara i el vídeo que el complementa clicant AQUÍ


A qualsevol hora


dimecres, 17 d’abril de 2013

Un bon amic



Exposició: El sexe a la època romana



De l'11 d'abril al 30 de juny es pot visitar al Museu de Badalona, l'antiga Betulo, aquesta exposició sobre el sexe a l'antiga Roma.

L’exposició, adreçada a un públic adult, presenta un conjunt de peces d’època romana conservades en museus catalans; reproduccions de pintures del moment, sovint molt explícites, i textos d’autors llatins.
El conjunt dóna a conèixer l’univers sexual de l’antiga Roma des de la República fins al segle IV: el sexe en el matrimoni, diferents maneres de fer l’amor, les relacions extramatrimonials, l’art de la seducció, i la sexualitat dels déus, amb qui s’emmirallen els homes. Aquesta és la primera exposició organitzada per l’Arqueoxarxa, que agrupa els principals museus d’arqueologia i jaciments museïtzats de Catalunya, i ha estat dirigida i coordinada pel Museu de Badalona, on es presenta per primera vegada abans d’itinerar per altres museus.

Per a més informació cliqueu AQUÍ

I love


dimarts, 16 d’abril de 2013

Agradable despertar

Èxit de convocatòria



Més de 34.000 candidats per 50 llocs de provadors sexuals de preservatius

Allau de sol·licituds per optar al mig centenar de llocs no remunerats que ha ofertat l'empresa Durex

Els provadors hauran d'opinar sobre els preservatius i les joguines sexuals de Durex GETTY

Més de 34.000 espanyols han presentat la seva candidatura per optar a una de les 50 places de provadors oficials de preservatius i altres objectes sexuals que ha llançat l'empresa Durex. Fonts de l'empresa han informat que des del llançament de la convocatòria, el passat dia 3 d'abril, per buscar provadors oficials dels seus productes, més de 152.000 persones han visitat la pàgina de Facebook en què figuren les condicions de l'oferta, que no té retribució econòmica.
De totes les visites, 34.000 han presentat la seva candidatura explicant per què es consideren bons candidats i candidates per provar els preservatius i les joguines sexuals que comercialitza aquesta marca. Les mateixes fonts han expressat la seva satisfacció per l'"èxit espectacular" de la convocatòria, que encara pot rebre candidatures fins al pròxim dia 17 enviades per totes les persones, amb l'única condició de tenir més de 18 anys.


"Expert en matemàtiques kamasútriques"

Als 50 provadors oficials elegits, que no rebran retribució econòmica, Durex els facilitarà un kit de productes (preservatius, joguines, lubricants, etc ...) perquè els provin i comuniquin les seves opinions. Els candidats que s'han presentat han argumentat tota mena de raons per ser considerats bons emprovadors, des dels més romàntics que han escrit: "Perquè vull fer gaudir a la meva parella", fins als més surrealistes: "Sóc expert en matemàtiques Kamasútriques, del 0 al 69 passant pel 33 o el 22".

"Perquè vaig néixer al 69 i això ja et condiciona", perquè "el sexe és salut i jo vull arribar als 100 anys" o perquè "m'agrada estudiar aquesta matèria i no em canso d'ampliar la meva formació", són altres dels arguments que els candidats que s'han presentat fins ara han adduït per convèncer els seleccionadors. L'empresa de fabricació de preservatius i altres productes relacionats amb la pràctica del sexe Durex ha volgut que els seus 50 provadors oficials siguin espanyols perquè consideren que Espanya és un país "molt actiu sexualment".

Per accedir a l'enllaç de la notícia original cliqueu AQUÍ

Coit - Orgasme

Cliqueu sobre la imatge per engrandir-la

divendres, 12 d’abril de 2013

La peli per al cap de setmana: Un noi amb sort


Anell comptador de penetracions

 

L'anell disposa d'un comptador que t'ajuda a saber de manera fiable el nombre de penetracions. Ja sigui per un tema de morbo, de superació personal o de simple curiositat, l'home serà capaç de comprovar la seva funció sexual gràcies a aquest anell de silicona que li informarà dels resultats a l'instant a la pantalla digital. L'anell disposa d'un botó de reset per posar el comptador a zero cada vegada que desitgeu començar a comptar. Incrementa la teva capacitat desafiant a tu mateix amb aquest avançat joguina sexual que us animarà a millorar progressivament en les vostres sessions amoroses.

El podeu trobar al vostre sexshop habitual.

Llum capriciosa


dijous, 11 d’abril de 2013

Alumnes aplicades

Els 10 secrets de la vagina



Us oferim aquest article extret del bloc la consulta del Doctor Fetiche que creiem interessant. Podeu veure el text original clicant AQUÍ

Hoy, en pleno siglo XXI, la sexualidad femenina sigue siendo terra incognita para muchas mujeres y todavía más hombres. El proceso de liberación de la mujer y su equiparación social y cultural con el hombre que se ha dado en Occidente ha hecho que se desmitifiquen no sólo temas genéricos como el sexo sino también otros todavía menos conocidos como el rol activo de la mujer en el mismo, el placer femenino y la sexualidad de la mujer.


Aunque en nuestra sociedad se ha avanzado muchísimo en este sentido, hasta el punto de poder hablar de cierta normalidad, la sexualidad femenina sigue siendo objeto de estudio e incluso de fascinación, y creemos que lo seguirá siendo debido a que todavía es un tema vetado en muchos lugares del mundo. Será tal vez por esa curiosidad humana por lo oculto y lo inexplorado sumada al interés general por el sexo.

Lo cierto es que a día de hoy y en este rincón del planeta, el sexo de la mujer todavía nos reserva algunas sorpresas, secretos que, en mayor o menor medida, pueden sernos útiles a la hora de hacer el amor o masturbarnos.

Si piensas que ya lo sabes todo, continúa leyendo, nos hemos propuesto sorprenderte, juzga por ti mismo si lo hemos conseguido 

Los diez secretos de la vagina:

1- La vagina es sólo una parte del pastel.

La falta de educación sexual ha hecho que la mayoría de nosotros nos hayamos acostumbrado a denominar ‘vagina’ al conjunto de los genitales femeninos. La verdad es que la vagina es únicamente el canal que conecta la vulva con el cuello del útero. Así pues la vagina es una parte diferenciada de las otras zonas erógenas del aparato sexual femenino, como por ejemplo el clítoris.

2- El pene y el clítoris son, en realidad, lo mismo.

Está científicamente demostrado que los tejidos del clítoris se corresponden con los del pene. Durante la gestación del feto, antes de que el embrión se decline sexualmente, las partes del mismo que en el varón se convertirán en el pene, son las que evolucionarán en clítoris en caso de la mujer. Lo mismo ocurre con los testículos y los ovarios, con el prepucio y la capucha del clítoris etc. Así pues, hombres y mujeres tenemos en realidad las mismas partes íntimas, desarrolladas de manera distinta.

3- El punto G es en realidad el punto C.

Una vez demostrada su existencia y su ubicación en el mapa anatómico femenino al punto G sólo le quedaba por revelarnos su verdadera naturaleza. Así, no todo el mundo sabe que el punto G es en realidad la parte interna del clítoris. Clítoris y punto G forman parte de la misma estructura anatómica.

4- Existe también un punto A.

También existe un punto caliente recién descubierto, denominado punto A (efectivamente un nombre con poco atractivo y originalidad). Se llama así por estar ubicado en el fornix vaginal anterior (cerca de la cavidad vesico-uterina). Se trata de un equivalente a la próstata masculina y es capaz de proporcionar una respuesta placentera amplia ante el estímulo. De hecho el estímulo de este punto aumenta la lubricación y las contracciones orgásmicas.

5- Es una de las partes más poderosas de la mujer.

Y no lo decimos solamente en sentido figurado. La vagina está hecha de tejido contráctil,  es decir, de músculo. Éste, puede ejercitarse para aumentar su fuerza de contracción. El record mundial de levantamiento de peso con la vagina está en 14 kg de peso, logrado por una rusa. Además, está comprobado que una vagina bien musculada mejora la calidad y potencia de los orgasmos.

6- Su diseño sólo responde a la obtención del placer.

En los hombres, el pene tiene más funciones a parte de la de producir placer. Estamos hablando de eyacular o orinar. En cambio, la vagina está anatómicamente diseñada para una única cosa: proporcionar placer sexual.

7- La vagina tiene riesgo de desprendimiento.

Una de sus cualidades más sorprendentes y poco conocidas. La vagina puede sufrir un proceso de desprendimiento llamado ‘prolapso vaginal’. Este hecho ocurre en muy pocas ocasiones y existen mecanismos para su prevención que se basan en una buena dieta y el ejercicio físico, es decir, estar en un buen estado de forma física.

8- Capacidad multiorgásmica.

Probablemente el secreto más conocido de esta lista: la tan envidiada capacidad femenina de tener múltiples orgasmos consecutivos. La curiosidad es que esta capacidad suele estar asociada la mayoría de las veces a la vagina exclusivamente y no a otras zonas erógenas (el clítoris principalmente).

9- Eyaculación.

La eyaculación femenina existe. No es un fenómeno común ni habitual pero sí está dentro de la normalidad. Durante el orgasmo, en ocasiones, algunas mujeres segregan un fluido lechoso desde las glándulas parauterales. Ocurre a veces que la potencia de la eyaculación femenina sobrepasa la potencia de la eyaculación masculina.

10- El tamaño no importa.

Frase archiconocida que no todos los hombres dan por cierta. La realidad es que la vagina tiene una capacidad de expansión del 200% (tengamos en cuenta que por ella ha de poder pasar un bebé), esto significa que el placer vaginal no puede estar relacionado con el tamaño puesto que esto dispararía la insatisfacción sexual.



L'ajudo, senyoreta?


divendres, 5 d’abril de 2013

La peli pel cap de setmana: Las Colegialas.

Sensaciones 5


Es un día como otro de trabajo, estoy en casa saliendo de la ducha y tengo preparada la ropa para vestirme, sujetador y tanga lilas, medias negras con liguero, blusa rosa oscuro con botones, traje chaqueta gris marengo, con la falda ligeramente por encima de la rodilla y zapatos negros de tacón alto.

Hoy antes de ir al despacho tengo que pasar por la gestoría, a recoger unos documentos de un cliente que se tienen que tramitar con urgencia, para tenerlos listos, pues el juicio es mañana.

Entro en la gestoría y me dirijo al despacho, donde me guardan los documentos que tengo que recoger. En la entrada he visto a un chico joven, que estaba comentando a la chica de recepción, que tenía un problema y si conocía algún gabinete de abogados, para poder consultar sobre el tema. El chico es alto, vestido con ropa moderna, pantalón tejano, camiseta marrón entallada y zapatos deportivos. Al salir de recoger mis documentos, me presenté, le dije que era abogada y que me dirigía al despacho, y que si no tenía nada que hacer en ese momento, me podía acompañar y explicarme su problema.

Fuimos andando, pues el despacho está apenas a dos manzanas, en el trayecto me dijo que se llamaba Quique y que el asunto que quería consultar era familiar. Llegamos y subimos a la tercera planta, en el ascensor lo pude observar más de cerca, era muy guapo, resaltaban mucho sus ojos verdes, y el bulto que se le marcaba en la bragueta de los tejanos.

Salimos del ascensor, abrí la puerta y él entro detrás de mí, me giré y lo besé ligera pero cálidamente en la comisura de los labios, Quique me cogió por la cintura y acercándome me dio una fantástica morreada, metiendo y sacando su lengua en mi boca. Nos acercamos a la mesa del despacho, puse mi cartera y saqué todo lo que había encima, tirándolo al suelo, empujándolo hice que se sentara en la mesa, y lo seguí besando en la boca, al mismo tiempo empecé a masajear el paquete, que lo que contenía dentro, por momentos parecía que iba a romper la cremallera de la bragueta, se la bajé para liberar la polla de semejante presión, y ¡madre mía!, qué tamaño tenía el miembro del muchacho, Quique al escuchar mi exclamación, me dijo que le medía más de veinticinco centímetros, y además tenía un grosor inusual, coronada por un capullo extremadamente grande, que al verla en erección la hacía más apetitosa, me lancé a comérmela pero a duras penas pasé de meterme en la boca, poco más de la punta, le lamí todo el contorno del capullo, fui bajando hasta los huevos y subiendo nuevamente, metiéndomela todo lo que podía en la boca, chupando y lamiendo cada vez que la sacaba, mientras él se sacó la camiseta y yo le acabé de sacar los pantalones y los zapatos, yo delante de él me desnudé, quedándome sólo con las medias y los zapatos.

Nos estiramos encima de la mesa, haciendo un sesenta y nueve, él metió su lengua en mi coño y con el dedo me empezó a acariciar el clítoris, lo hacía con tal maestría que me estaba llevando al límite del placer, yo le seguía masajeando los huevos, con la polla metida todo lo que podía en la boca. Teniendo en cuenta el tamaño del miembro de  Quique, cogí la cartera y saqué un bote de vaselina, y empecé a untarle por todo lo largo, especialmente en el capullo, y al mismo tiempo al lamerlo le iba dejando toda la saliva que podía, él seguía a lo suyo con mi coño, me estaba poniendo calentísima, no aguantaba más y tuve un orgasmo, que no podía controlar las contracciones de gusto de mi vagina, y sin poder evitarlo me meé en su boca, me fue pasando, y me puse de pie, Quique viéndome desde abajo y por detrás, exclamó ¡guay vaya culo!, entonces me unté un dedo de vaselina y me lo metí en el culo, me agaché y puse la punta de la polla en la entrada, apreté hacía abajo, pero debido a su grosor no entraba, la unté de nuevo a lo largo y sobre todo la punta, y me la volví a colocar empujando hacía dentro, con dificultad pero iba entrando, una vez pasado el capullo, se hundió toda en el culo, ¡qué gusto tener todo aquello dentro!, mientras entraba y salía de mi agujero posterior, Quique me metió dos dedos en el coño y con los otros me acariciaba  y apretaba el clítoris, en pocos minutos me vino un orgasmo apoteósico, me salió un chorro de pis que dejó un charco en el suelo, al mismo tiempo Quique se corrió, dando un chillido de ¡me viene!, echó tanta leche que salió por los lados del agujero de mi culo, y resbalando por sus muslos fue cayendo en la mesa. No sé cuánto tiempo quedé encima de él con su miembro clavado en mí, cuando reaccioné, Quique me estaba acariciando las tetas y dándome besitos en el cuello.

Me la saqué del culo, y después del polvo que me había proporcionado estaba más pequeña, la cogí y empecé a mamársela metiéndomela toda en la boca, en un par de minutos se le puso tiesa y dura como un palo, me puse a cuatro patas encima de la mesa, y le dije fóllame por detrás, él se arrodilló y cogiéndome por las caderas, me la fue metiendo suavemente por el coño, al rato ya entraba hasta los huevos, moviéndola sin sacarla mucho para que notara todo su grosor, después de varios vaivenes la sacó y me la metió por el culo, que después de un par de embestidas entró también toda entera, no sé durante cuanto tiempo fue alternando los dos agujeros, pero yo me estaba derritiendo de placer, de cada golpe de riñones que daba Quique, se me caía la baba del gusto, me estaba follando de manera tan brutal, que me la hundía toda en el coño y me la sacaba casi toda, volviendo otra vez a hundirla entera, de pronto me dio una embestida mucho más fuerte, y apretándome los huevos contra el culo, soltó toda la leche en el fondo de mi vagina, al mismo tiempo yo me corrí, metiendo y sacando la polla y meándome sin control, estuvimos mucho tiempo dando gritos y gemidos de placer. Al bajarnos de la mesa quedaron encima los restos del semen de Quique mezclados con la gran corrida y meada que yo había tenido, por la tremenda cogida, que me había dado, con su espectacular polla.

Nos vestimos y quedamos para otro día, en hablar con más tranquilidad del problema familiar que tenía, nos despedimos y cerré la puerta del despacho.

Me suena el móvil, es mi socio de gabinete, me pregunta si tengo que ir a la gestoría, y si le podría pedir unos papeles que necesita, yo le digo que me estoy acabando de vestir, y que precisamente tengo que pasar a recoger unos documentos para un cliente.     

Col·laboració de Nerus

El sexe com a experiència


dimarts, 2 d’abril de 2013

Arrenca'm els texans

Història del “polvo”



La frase “fer un polvo” data dels feliços anys 20, uns anys màgics. Espanya no s'havia ficat en la guerra mundial i va tenir una postguerra molt feliç. Els espanyols van conèixer l'hedonisme, la bona vida i per conseqüència es va incrementar el vici del tabac inhalat (el conegut rapè). Tots els homes que es preuaven d'elegants portaven a la seva butxaca un bonic recipient, en forma de caixa, on havia pols de tabac (rapè), que s'intercanviava com a signe de cortesia: Vols
fer un pols (polvo)?. Però com era de mala educació inhalar davant senyores, els homes quan sentien la síndrome d'abstinència sortien del saló, amb l'excusa de fer una pols.

Però moltes vegades l'absència del saló, no era exactament per inhalar rapé sinó per tenir una trobada amb alguna damisel·la en les habitacions altes que tenien totes les cases de "bona família" i es s'absentava dient: "Vaig a fer una pols (polvo)", i es perdia per les habitacions, on es trobava amb la seva amant per a una trobada sexual .....

Ho sabies?

Graciós el nen